Friday, April 28, 2017

Mi postura es el gris

Hace unos días hubo un incidente con una persona que en mi parecer se tomó muy a pecho unas publicaciones mías. No quiero hablar del incidente, pues no tiene caso, si les preocupa y saben de lo que pasó, mañana vamos a hablar él y yo en una junta en un proyecto. Creo que las cosas se solucionan con buena comunicación, y se crean problemas por mala comunicación.

Ahora charlando con una persona sobre ello me comentó la idea de hacer una especie de carta o declaración con respecto a mis posturas, lo cuál me dispuse a consultarlo con la almohada. Lo que concluí después de un rato es que sólo tengo una postura que explicar de mi si a caso, y es la única que considero importante explicar: el gris.

Creo que mi postura siempre será la del medio, central, la del balance y la del gris. Nunca ni por siempre oscuro, ni por siempre brillo, por cada rato de día un ratito de noche. No sé si esto suena críptico.

No considero ningún lado nativamente correcto ni incorrecto (ya sea conservador, liberal, libertino, facista, socialista, capitalista, monarquía, republica, objetivo, subjectivo, feminista, machista, etc.), pues desde mi punto de vista todas las posturas requieren de un contexto, y dependiendo del contexto y la postura que se toma es la definición o no definición de las cosas. Para ejemplificarlo mejor, mi postura es el entender que un cuchillo en las manos de un chef es un medio para alimentar, en las manos de un psicópata un medio para dañar, en las manos de una víctima un medio para defenderse, en las manos de un campista una forma de supervivencia, en las manos de un sacerdote un artículo de adoración, en las manos de un cirujano una forma de salvar vidas…

Para mi sucede lo mismo con las ideologías y las posturas. Es dependiendo de quién, cómo, dónde, y cuándo la ejerza lo que define el beneficio o perjuicio de una ideología y postura, no al revés.

Demasiada luz mata, demasiada oscuridad también.

En general, mi postura es la postura de la no-postura. No tengo una postura definida y mi postura trato de definirla solo en el momento en que suceden las cosas, no en predisposición. Lo cuál, ojo, no quiere decir que sea una persona azarosa y cambiante día a día, como tampoco el día a día lo es.

A algunos podré parecer PRIista, a otros PANista, a otros Trumpista, a otros Demócrata, a otros Liberal, a otros ateísta, a otros teísta, pero en mi opinión esto es una ilusión óptica. Creo que a todo el que no busque estar en el centro, quien sí lo está o está más cerca del centro que él, le parecerá estar en el extremo opuesto de su opinión.

Como acotación, creo que evaluar la postura de alguien sobre algo es un pésimo substituto a conocer en verdad la persona.

---

En fin, realmente disfruté volver a escribir aquí, me volveré a hacer el ánimo ya que al parecer más gente me lee y ve lo que publico.

Thursday, December 3, 2015

Sobre el trabajo creativo

La verdad es que me da mucha angustia a veces ver mi trabajo creativo de vuelta, me da como ñañaras o algo. Procuro no volver a leer algo que escribí o grabé. No sé bien la causa, quizás que cuando lo hago noto un poco de inseguridad en algunas ocasiones en mi trabajo, que aunque me agrada en ciertas partes, pues como que no lo logra y se queda a medias.

Siento que estoy en una etapa donde ya logré vencer eso, o al menos ya me vale, puesto que de verdad es muy tonto seguir esperando y esperando para incubar mi expresión creativa. Hay que lanzarse y ya.

Por mucho que quiera planificar y delinear las cosas tengo que empezar creativamente en algún momento, no puedo quedarme atrás por siempre esperando el momento perfecto; y esto soy solo yo dándole vueltas  a lo mismo.

Si no empiezo a hacer cine ya, nunca lo haré.

Saturday, May 2, 2015

Un gato

Pues aunque yo quería un perro, la vida me trajo un gato. Un gato callejero, raza mixta, descuidado, arisco y enfermo. Un gato que me hizo enfermarme de parásitos, y estar al borde de la locura varias semanas por no dejarme dormir. 

Pero el punto en esta vida no es lo que uno quiere sino lo que la vida te da. La vida me trajo un gato y seguramente fue porque de él puedo aprender muchas cosas, y puedo entender muchas otras. Me lo trajo porque seguramente él necesitaba un buen hogar, y una familia, y yo, al menos por ahora se lo puedo dar. Me lo trajo para hacerme responsable y pensar en los demás, saber que ellos cuentan conmigo y me quieren a pesar de quizás no lo aparenten.

Nunca hubiera pensado que alguien (o algo) que es caprichoso, no te hace caso, hace lo que quiere, pudiera ser un amigo mío y un ser querido, pero eso es lo que me ha enseñado mi gato, que sí lo pueden ser.

Porque al final del día, siempre está conmigo, me busca, se pone triste cuando no estoy, se acuesta en mis piernas y de vez en cuando, hace cosas por demostrarme su afecto.

Y en toda ocasión, no queda mas que estar agradecido por lo que la vida nos brinda.

Monday, April 27, 2015

El maestro habita en mi

Así se llama una práctica que hice en un seminario de retiro con el que fue mi maestro de kung fu y chán (zen).

La naturaleza búdica es un tema del Zen, y del cual se basa toda la doctrina del mismo. Debido a que todo ser posee la naturaleza del buda, todo ser es iluminado o iluminable (y no, no estoy hablando de que sea coloreable), sino de que el hecho de que todo ser puede encontrarse en un estado de iluminación o de samsara denota la misma libertad que tiene el ser sintiente de ser un buda o de ignorar dicha naturaleza. En otras palabras, somos tan libres que podemos incluso aprisionarnos si así lo deseamos.

Volviendo a la práctica, mi maestro fue un gran amigo para mi. Hubo un tiempo en que éramos muy unidos, y como somos de la edad, éramos como hermanos. Sin embargo hubo conflictos al final, mi personalidad y la de él tuvieron sus diferencias, y él dejó desatendidas muchas cosas de su vida y de su práctica. Yo estuve con él hasta que la relación ya no soportó más, y debido a una disputa de dinero (puesto que él me quedó debiendo una buena cantidad), cortamos lazos.

De ese tiempo en adelante mi práctica de artes marciales fue un poco confusa. Mi práctica budista, cada vez se ha hecho más clara, puesto que había muchas cosas, a mi consideración, dañinas de la práctica de mi maestro; había otras muy excepcionales y benéficas, cabe mencionar, pero sí incluían un par de malas prácticas a mi consideración.

Volviendo al tema de las artes marciales, me costó un tiempo ajustarme a no contar con un maestro. Me acerqué a otra escuela de artes marciales con un maestro que considero que vale la pena, y con el cual aún tengo contacto, pero, no fue lo mismo. Después de 5 años con un maestro, y de haber sido incluso instructor, no es lo mismo. Fue confuso, pero logré entrenar un poco.

Sin embargo mayormente dejé las artes marciales. Sin notarlo dejé otras cosas, dejé de ser tan fuerte de carácter, tan sólido. Me hice muy voluble, aunque más bondadoso. Sin embargo, extrañaba mi entereza, mi coraje y valentía. Antes era un tipo que no miraba dos veces para defender a sus amigos y lanzarse a cosas de verdad temerosas.

No supe el motivo de esa pérdida de carácter hasta hoy… Durante mucho tiempo negué las enseñanzas de mi maestro en su gran mayoría, por violentas o agresivas, pero con ello, negué también la parte de la disciplina, de la superación, del valor y la osadía, las cuales fueron parte importante de mi formación.

Hoy he podido aceptar esa parte de mi, y esa parte de mi vida. El poder y la fuerza que te dan las artes marciales es admirable, y a veces difícil de administrar. Es por ello que debemos entender que nunca se deben usar a la ligera. Pero una práctica de Chán (Zen) sin artes marciales, o un objetivo físico como la caligrafía, la espada, o tantas otras… No es una práctica verdadera.

Hoy recuperé una parte importante de mi, y por ello estoy agradecido.
Muchas gracias Shifu Juan.

Wednesday, December 17, 2014

Abhaya Sutta

Sobre el correcto hablar:

- En el caso de palabras que el Tathagata sabe son sin fundamento, sin verdad, sin beneficio (u objetivo), desagradables e inaceptables para otros, él no las dice.
- En el caso de palabras que el Tathagata sabe son con fundamento, verdaderas, sin beneficio, desagradables e inaceptables para otros, él no las dice.
- En el caso de palabras que el Tathagata sabe son con fundamento, verdaderas, beneficiosas, pero desagradables e inaceptables para otros, él tiene un sentido del tiempo apropiado para decirlas.
- En el caso de palabras que el Tathagata sabe son sin fundamento, sin verdad, sin beneficio, pero agradables y aceptables para otros, él no las dice.
- En el caso de palabras que el Tathagata sabe son con fundamento, verdaderas, sin beneficio, pero agradables y aceptables para otros, él no las dice.
- En el caso de palabras que el Tathagata sabe son con fundamento, verdaderas, beneficiosas, agradables y aceptables para otros, él tiene un sentido del tiempo apropiado para decirlas. ¿Por qué? Porque el Tathagata tiene simpatía por todos los seres vivientes.

Thursday, November 20, 2014

Sinking boat

While the boat's sinking, we packed the sails, we pulled the anchor, just in case. 
While the sea was pushing and the storm was strong, we dreamed of shores and lands of god.
If the king is singing, if the queen is choir, we might just join them, in a sing along.
When the ship was sinking, our lives transformed, we swam to nowhere, and we blamed god.

Lightning and thunder, please come to town, we need the light in any form.

Sunday, November 9, 2014

Aquí

Hay una recompensa para aquellos que aguardan en la soledad. Aquellos que no ceden ante el anhelo, el deseo, las ganas, la ilusión. Cosas que muchos dirían, te hacen humano. Quizá no. Al menos no siempre.

No es que sea lindo estar en la soledad, ni sea envidiable. Envidio aquellos que están en buenas compañías, en buenos momentos. Envidio más a quienes tienen la oportunidad de disfrutarlo.

Pero también me siento bien aquí, sin ti, sin ellos.

Hay una recompensa para aquellos que aguardan en la soledad.
Eso es lo que estoy aprendiendo. O recordando.